La pagina web de "Ataxia y atáxicos" (información sobre ataxia, sin ánimo de lucro) es: http://www.ataxia-y-ataxicos.es/


lunes, 11 de diciembre de 2017

30- Villanueva de Odra (La matanza del cerdo)

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Miguel-A. Cibrián), paciente de Ataxia de Friedreich.

Para acceder al índice de artículos del serial historiador sobre Villanueva de Odra, pinchar en: http://ataxia-y-ataxicos.blogspot.com.es/2017/12/indice-del-serial-historiador-sobre.html

*****

Nota previa: "Villanueva de Odra es la población rural donde nací, en el año 1954... y, salvo los cursos que estuve en internados durante mi época de estudiante, he vivido hasta mis 61 años. Actualmente, resido en la ciudad de Burgos".

La matanza del cerdo era casi un rito en toda España.

Fotografía extraída de Internet

Este animal tiene más nombres genéricos que ningún otro, le llaman también: puerco, marrano, gorrino, cochino, y aquí, en Villanueva de Odra, simplemente "chino", como abreviatura de este último nombre... Se suele decir que del cerdo se aprovecha todo... y así realmente ha sido en Villanueva de Odra hasta mediada la década de 1960. Bueno... eran otros tiempos de mayores necesidades alimentarias humanas. Hoy, en cambio, nadie querría consumir subproductos como el tocino. Antes, el chino se comía entero... exactamente todo: Ni siquiera se le quitaba la piel, se rasuraba su vello... se comían sus patas, cabeza, orejas, asadura, y rabo... y hasta sus tripas servían como envase para morcillas y chorizos... y por tanto, acaban siendo de consumo humano... y por supuesto, la sangre del cerdo era el ingrediente básico de las morcillas.

El habitáculo del cerdo, también, recibe varios nombres: Pocilga, cochitril, cochinera, y corte... esto último tal vez derive de una ironía. En Villanueva, aún tenía otro nombre, "cortijo", quizás por ser como una pequeña casita para él solo en el corral. Sin embargo, el cochitril no pocas veces formó parte de la cuadra. El cerdo, a pesar del mal olor de sus deposiciones, no hace honor a su nombre: Es un animal muy limpio... si tiene sitio, no hace sus necesidades en el área donde duerme.

Dos cortijos distintos... de los corrales de mi abuelo... y de mi padre... Fotos de Miguel-A. Cibrián

Si la lechigada de cerdos es numerosa, pasaba después la vida en solitario: Todas las familias compraban y criaban uno para la matanza... Si bien, la existencia de ganaderías porcinas para la venta de lechones a cebaderos, no comienza en Villanueva hasta aproximadamente 1970, de la anterior frase se deduce que había alguna reproducción tanto en el pueblo, como en la comarca: Simplemente, se trata de las mismas evoluciones sociales que venimos mencionado a lo largo de este serial historiador: Cosa diferente es tener una cerda de parto para vender los cerditos a otros vecinos de la comarca, los cuales les criaban para autoconsumo... y otra, reproducir lechones, a mayor escala, para venta a cebaderos, con posterior destino a la industria cárnica.

El cerdo es un animal muy apto para el cebo, tranquilo, salvo las pocas veces que permanecía suelto cuando aprovechaba para hozar cuanto hallaba a su paso, y revolcarse en algún pecinal. Se alimentaba con un batido caldoso de salvados procedentes de cerner el harina de trigo para hacer el pan. Pero el cerdo podía ingerir de todo, cualquier harina, sobras de comida humana, hierba verde (a veces la procedente del escardado de los cultivos), patatas pequeñas, y hasta el suero restante de hacer queso... En fin, era una autentica máquina de comer y dormir. Su misión era engordar... y luego, como dice el refrán: "A cada cerdo le llega su San Martín".

Pues sí... pero en Villanueva no era del todo exacto el dicho, a no ser que ese San Martín no sea el del veranillo de noviembre. La elección de las fechas de matanza no era fija: había múltiples circunstancias para fijarlas. Una de ellas era las temperaturas... y me parece que tales fechas aún podían aportar calidez de clima, lo cual no era bueno para la curación de la carne... Yo diría que la matanza en nuestro pueblo casi siempre se realizaba entre diciembre, y mediados del mes de febrero... En mi casa se hacia a últimos de enero, o principios de febrero. Es más hay un dato, que a su debido tiempo aportaré, para corroborarme que dichas fechas eran las más recurridas en Villanueva para llevar a cabo la matanza...

Ésta, la matanza, tenía rango de acontecimiento y fiesta, invitando a toda la familia. Y a muchos otros, cura, maestro, médico, pastor, etc., les llevarían, como un pequeño obsequio. la llamada ración, o picatuesta: carne, tocino, y morcilla... Si, bien la costumbre pertenece a épocas anteriores, o aún quedaba algún residuo de la misma. Cuando yo nací, 1954, curas y maestros tenían salarios, y vivían mejor que el más acomodado de los labradores. Muy atrás quedaba el dicho de "pasar más hambre que un maestro de escuela". En sentido contrario, siempre he oído lo de "¡vivir como un cura!", como sinónimo de vivir bien.

*****

Matar el cerdo:

El cerdo no debía cenar la víspera de la matanza para mejor limpieza de sus tripas. Esa misma noche picaban las cebollas (ingrediente de las morcillas), trabajo que, no sé explicar el porqué, afecta a los ojos, y hace llorar. Y cortaban el pan ("sopas") para mojar con la sangre del animal al día siguiente.

En nuestro corral... Foto realizada por mi hermana: Lourdes Cibrián

De mañana, entre intensos gruñidos, mataban al cerdo sobre una robusta banca, seccionándole la arteria principal, de forma que se desangrara sobre dos recipientes: uno conteniendo el pan, sopas, antes citadas, y otro para guisar la sangre, y comerla coagulada (se llamaba chanfaina).

Luego, con el animal ya muerto, chamuscaban su pelo con chistas, planta probablemente llamada así por las chispas que desprendía al arder... en algunas comarcas para el mismo fin, empleaban bálago... o alcohol distribuido... Luego venía el raído hasta no dejar rastro de las cerdas del animal... Tras los convenientes lavados (agua que no falte), procedían a extraer el vientre, y también la asadura para preparar la junto a la chanfaina, para comer ese mismo día. A continuación, colocaban al cerdo boca abajo para su escurrido y oreo, colgando de una escalera de mano, debiendo permanecer de este modo hasta el día siguiente.

Había que "lavar el vientre", las tripas servirían para hacer morcillas.

*****

Las morcillas:

Para hacer morcillas era preciso antes cortar las tripas en trozos, coserlas por un extremo... y dejar abierto el otro para el rellenado, pero, a la vez, semicosido para atar al acabar de llenar la tripa.

Matanza del cerdo - Caldera para cocer morcillas ... Fotos de Miguel-A. Cibrián

Llamaban "hacer el moje", a preparar el envuelto para llenar las morcillas: Las sopas con sangre, arroz, las cebollas picadas, sebo en trocitos menudos, sal, pimienta molida, y orégano, todo en proporciones a gusto del consumidor. Se decía que "la morcilla graciosa, picante y sosa"... pero, en realidad, a cada uno le gustaba de una forma.

Ya llenas las tripas, hacían la cocción de las morcillas en un cobertizo de puerta amplia para dar salida al humo. En ese tiempo era fácil ver la nieve, o los carámbanos colgando de los tejados. Podía servir una carretera, lugar para guardar el carro... Como vasija para la cocción empleaban una gran caldera de cobre, hoy muy apreciada por los anticuarios. Pasado el tiempo conveniente, se extraían aptas para comer... Realizando tantas calderadas como fuera necesario, puesto que se hacía morcillas para varios meses... El calducho, caldo de la cocción era muy apreciado, y los vecinos se llevaban una parte... Personalmente, a mí me parecía repugnante... demasiado graso. Hubieran tenido que atarme para hacerme tomar un sorbo.

El consumo de morcilla no sólo era cosa de un día. Se colgaban en la cocina, y había morcillas para casi dos meses... hasta quedarse rancias... Lo curioso es que este subproducto del cerdo, hoy es presentado a los turistas, como una delicia, en los mejores restaurantes... Recuerdo que, cuando mi sobrina, Lorena, estuvo en Londres haciendo un curso con beca Erasmus, vino un fin de semana con una compañera estadounidense. En casa de los abuelos les preparamos una merienda con productos típicos de España: chorizo, morcilla, jamón, cecina, y queso... A la americana le gustaba la morcilla, pero cuando preguntó qué era aquello, y se lo explicamos, puso una cara de disgusto digna de haber sido enmarcada.

*****

La cecina

Frecuentemente, paralela a esta matanza. hacían la de una vaca ("la cecina") para cuatro vecinos (a cuarto cada uno... que fuera delantero o trasero, era a suertes), que la habían comprado al fin del verano para engordarla. La edad de la vaca no importaba... lo importante, se decía, es que fuera carne nueva: Es decir, compraban una vaca vieja y flaca, para engordarla antes de ser sacrificada. Las más de las veces tal compra se hacia en la feria de San Mateo, de Reinosa, a finales del mes de septiembre. Este dato me lleva a poner en duda el dicho de la matanza por San Martín, 11 de noviembre... puesto que en dos meses escasos, poco hubiera podido engordar una vaca flaca... Del cuarto correspondiente extraían piezas para hacer cecina, y la carne restante servía para chorizos...

En Villanueva de Odra, en la década de 1960, en el matadero municipal (junto a la antigua casa del ayuntamiento) se mataban al menos cuatro vacas para las matanzas... o sea, 16 cuartos... Se sacaban piezas integras para hacer cecina... y el resto de la carne se picaba y mezclaba con la del cerdo para hacer chorizos.

*****

Los chorizos:

En relato había quedado colgado el cerdo en una escalera, hoy el primer paso era estazar. Separaban el tocino, dejándolo en grandes lonchas, la carne, las mantecas, los lomos, los huesos sin descarnar pues formarían parte de una comida, las costillas... cada parte se depositaba en un cuezo de madera, según su especie.

Luego viene, "tajadear" o hacer de la carne pequeños trozos que entrasen en la picadora. La máquina constaba de una manivela para accionarla, una pequeña tolva por donde entraban las tajadas y un sinfín para conducirlas hasta la cuchilla que las convertía en "jijas" (picadillo). Normalmente se hacían dos calidades, la primera para chorizos... y la inferior, más grasa, para sabadeños.

Máquina para picar la carne - Cuezos y orzas ... Fotos de Miguel-A. Cibrián

Las mantecas, derretidas al fuego en una cazuela de barro, las guardaban en una olla... Las costillas, friéndolas, se conservaban en una orza con aceite. El tocino bueno, a consumir, en cocido, o en torreznos, lo guardaban en sal... El resto del tocino junto al sebo de la vaca -nada había inútil-, derretido, servía, añadiendo sosa, para hacer jabón para lavar la ropa (increíble, pero cierto).

Los "huesos" sin descarnar, las patas, las orejas, y carne para cecina, para conservar, pasaban unos días en salmuera (agua cargada de sal), a la salida rociaban abundantemente estas piezas con pimentón "dulce", para seguir la curación colgadas en varas.

El adobo de los lomos y solomillos era diferente: los ponían en sal unos días, más tarde, les añadían pimentón y metiéndolos en una tripa, luego continuaban su curación al humo.

En las jijas (picadillo para los chorizaos, ponían los aditivos: Sal, pimentón dulce y picante, ajos picados. y pimienta molida. Con todos ellos las revolvían varias veces. Pasados dos o tres días, se podían rehogar unas pocas jijas en la sartén, para probar el grado de salado y de picante, si era suficiente, o había que añadir algo.

Para llenar los chorizos, se usaban tripas de vaca, que vendían ya resecas, pero con mal olor. Previamente lavadas, cosidas, y cortadas en trozos tan largos como se quisiera hacer las sartas, utilizaban la misma picadora: Quitaban la cuchilla, y añadían un embudo a la salida para embocar con las tripas... Una vez llenas, dividían las sartas en chorizos con un hilo grueso, a la operación la llamaban achorizar.

Embutido casero de chorizos en el vecino pueblo de Sandoval de la Reina... Fotografía de Rafael Alonso Motta

A continuación, colgaban las sartas en varas en el techo de la cocina para su curación con humo. Transcurrido el tiempo conveniente, para su conservación guardaban los chorizos en una orza grande con aceite, en sartas enteras, o divididas en chorizos.

*****

Ahora pego un corto texto extraído de uno de mis escritos de la década de 1990... que, en tono de humor, cuenta pasadas penurias en el mundo rural, a pesar de la existencia de la matanza:

Tengo un conocido, bastante cercano a mi persona, nacido en los años inmediatamente posteriores a nuestra guerra civil. Como resultado de haber vivido los años de escasez de la posguerra, sabe bien de tener el cinturón apretado de verdad.

- En casa de mi padre -cuenta él- no pasábamos hambre. Siempre había pan y queso, elaborados por mi madre, y patatas y legumbres, sembradas por mi padre. Además, mataban un cerdo, por lo que tampoco nos faltaba la matanza. Aunque, entre siete que éramos en casa, aquellos productos del cerdo no supieran a casi nada: poco más que para dar sabor a los garbanzos... Sin embargo, a pesar de nuestra buena situación alimentaria por vivir del campo, sí conocí la escasez de otros alimentos básicos, como la fruta, o el pescado.

Y a renglón seguido de esta exposición, contaba la siguiente anécdota relacionada con el tema de aquella penuria:

- En cierta ocasión, con motivo de las fiestas patronales, mi madre, como era costumbre en tales fechas, se excedió en la comida. Tras el típico cordero asado, a los postres puso en la mesa una bandeja repleta de frutas variadas. A mí me llamó la atención una cosa amarilla, y la cogí. Me quedé un rato pensativo ante la pieza, y por fin pregunté:

- Madre, ¿por dónde lo empiezo?.
Al momento, y no queriendo quedar mal ante media docena de invitados... ¡zas!, me arreó un sonoro cachete, diciendo:
- ¡Como que este chaval no hubiera visto en su vida un plátano!.

Y aquella era la pura verdad: yo no había visto en mi vida un plátano"
.

*****

Para volver al índice de artículos del serial historiador sobre Villanueva de Odra, pinchar en: http://ataxia-y-ataxicos.blogspot.com.es/2017/12/indice-del-serial-historiador-sobre.html

********************

sábado, 9 de diciembre de 2017

Indice del serial historiador sobre Villanueva de Odra

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Miguel-A. Cibrián), paciente de Ataxia de Friedreich.

Nota previa: "Villanueva de Odra es la población rural donde nací, en el año 1954... y, salvo los cursos que estuve en internados durante mi época de estudiante, he vivido hasta mis 61 años. Actualmente, resido en la ciudad de Burgos".

ÍNDICE:

1- Prólogo.
2- Dedicatoria.
3- Nuestros antepasados.
4- Villanueva de Odra (I parte)
5- La iglesia.
6- Villanueva de Odra (edad moderna)
7- Estudio sobre Villanueva de Odra en el catastro del Marqués de la Ensenada - Quisicosas.
8- 4- Villanueva (población, y despoblación)
9- Ermita de La Magdalena.
10- Ermita de Santa Brígida.
11- Ermita de San Roque.
12- Plaza, y fuentes.
13-Sagrado Corazón sobre la torre.
14- Villanueva (datos de archivos parroquiales).
15- Cofradía de La Vera Cruz.
16- La escuela (I parte).
17- La escuela (segunda parte).
18- La escuela (tercera parte).
19- San Martín.
20- El campanario.
21- El cementerio.
22- El molino.
23- El hospital de Villanueva.
24- La carretera.
25- La luz eléctrica en Villanueva de Odra.
26- La guerra civil en Villanueva.
27- Arquitectura tradicional del adobe.
28- Ovejas, pastores, y lana.
29- Pan y queso.
30- La matanza del cerdo.
31- Calidad de las tierras - medidas y semillas.

ÍNDICE

(Continuará)

*****

Villanueva de Odra: río nevado y helado... Fotografía de Lourdes Cibrián

********************

viernes, 8 de diciembre de 2017

25- Villanueva de Odra (Pan y queso)

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Miguel-A. Cibrián), paciente de Ataxia de Friedreich.

Para acceder al índice de artículos del serial historiador sobre Villanueva de Odra, pinchar en: http://ataxia-y-ataxicos.blogspot.com.es/2017/12/indice-del-serial-historiador-sobre.html

*****

Nota previa: "Villanueva de Odra es la población rural donde nací, en el año 1954... y, salvo los cursos que estuve en internados durante mi época de estudiante, he vivido hasta mis 61 años. Actualmente, resido en la ciudad de Burgos".

*****

Pan, queso, y vino... Fotografía de Miguel-A. Cibrián

En varias ocasiones he escrito, en este serial historiador sobre Villanueva de Odra, la palabra autoconsumo. Lo cual significa que en el pueblo, en épocas pasadas, a ser posible, consumían sus propios productos, pero no que no se usase el dinero para adquirir otros artículos que no pudieran producir... Los productos, reales o elaborados, de su actividad agraria (cereales, patatas, legumbres, frutas, hortalizas, vino, etc.)... más los ganaderos (carne, leche, huevos, y miel), cubrían buena parte de sus necesidades alimenticias... Por ello, en mundo rural castellano, donde reinaba la pobreza, no se pasó hambre, aunque sí mucha necesidad... Y, si ya hemos nacido en tiempos de vacas gordas (símil bíblico), no siempre sabemos valorar las estrecheces sufridas por nuestros padres, abuelos, y demás antepasados.

Según me cuenta mi madre, el año en que nací, 1954, fue el último en que mi familia elaboro pan artesanal para propio consumo, pasando a comprarlo a panaderías de pueblos vecinos, que lo repartían a sus clientes dos veces por semana, sirviéndose de un carro tirado por un caballo.

****

Recuerdo la hornera familiar (edificio donde estaba enclavado el horno para cocer el pan) en el corral del abuelo: una tejavana con la techumbre completamente negra como consecuencia de las frecuentes humaredas allí armadas... Lo curioso del caso, es que este mismo edificio de techo ennegrecido, una vez quitado el horno con forma de casquete circular con chimenea, y derribada la pared frontal (o sea, sin puerta de ninguna especie), nos sirvió como garaje para guardar nuestro primer tractor. Y lo más surrealista de ello, es que la entrada era tan baja que, para meter, o sacar, el tractor, aparte de carecer de cabina, era necesario quitar la toma de aire (especie de chimenea), y agachar a tope la cabeza por parte del conductor...

En fin, esto contado no son sólo anécdotas o peripecias personales, sino ejemplos de necesidad generalizada. Si alguien se cree que Villanueva de Odra fue el país de Jauja, y les llovieron tractores del cielo, que se le quite de la cabeza, porque por no tener, no tenían, no ya con qué pagarlos, sino hasta dónde guardarlos.

*****

La señora Luz comprando el pan a Carrerilla, repartidor de la panadería de Villahizán... Foto de autor desconocido

En esta foto la señora Luz (fallecida) está comprando el pan a Carrerilla. Calculo que la fotografía data de la segunda mitad de la década de 1950. Carrerilla era en el encargado de repartir el pan por parte de la, actualmente inexistente, panadería de Villahizán de Treviño. Yo no recuerdo a esta persona, sino al siguiente repartidor, Ismael, que probablemente vino con el mismo carro y el mismo caballo.

Por el mismo procedimiento: caballo y carro entoldado, también suministraba pan a clientes de Villanueva, Adel, desde la panadería de Sandoval de la Reina. Está panadería duró muy poco. Adel se dedicaría después a comercializar productos agrarios.

Como anécdota, ambos repartidores de pan no usaban dinero en el reparto. El sistema, era una cartilla con vales punteados, como los sellos de correos... en cada uno ponía "vale por una hogaza de pan". Al repartidor se le entregaban los sellos, y los rompía en presencia del cliente. O sea, había que pagar la cartilla completa, bien al principio, o al final. Puesto que parece lógico que a nadie le iban a fiar una nueva cartilla de vales, si aún no había pagado la anterior.

*****

Y de igual forma a la de los panaderos: caballo y carro con toldo, venía Pedro a vender a Villanueva, procedente de Sotresgudo. Pero Pedro no vendía pan, sino productos textiles. Luego, le sustituyó su hijo Rafa, pero Rafa ya venía con una furgoneta.

Caso aparte era Ramiro... creo que venía desde Herrera de Pisuerga con un carrito tirado por un burro. Traía para vender toda una serie de pequeñas cosas para el hogar: agujas, botones, hilos, lanas, colonias, cremas, etc. A Ramiro no le hacía falta pregonero. El jodido burrito rebuznaba cada dos por tres... hasta le oíamos los niños desde la escuela.

De mi más tierna infancia, recuerdo que desde Villanueva también salió a vender con un mulo y un carro entoldado el difunto Honorio, lo que hoy se llamaría ultramarinos...

Y más curioso, mi vecino Elpidio y su mujer Nieves (ambos fallecidos) vendían pescado, aunque suene increíble. Elpidio, que era agricultor, iba a buscar el pescado (no sé dónde, porque los puertos de mar quedaban muy distantes) con una bicicleta... y lo traía en una caja rellena de hielo (nada de frigoríficos. Siempre traía chicharros o sardinas, puesto que en Villanueva nadie tenia nivel económico suficiente para comprar pescados medianamente caros.

Y puestos a recordar personas, Emiliano y su esposa Julia (ambos fallecidos... ella murió muy joven) tuvieron carnicería en Villanueva. Emiliano era labrador, la entendida en la materia era ella... procedía de familia de carniceros de otras poblaciones mayores.

*****

Elaboración artesanal del pan (pan casero):

En Villanueva se hizo el pan cada familia hasta la década de 1950, incluso algunas continuaron elaborándolo para consumo propio buena parte de la de 1960... Aquí, siempre hicieron el pan de trigo, sin salvados (la cáscara de este cereal). Solamente en épocas de escasez consumieron el pan integral (hoy tan en moda). Y mucha había de ser la escasez para consumir el llamado pan mediado: mitad de trigo y la otra mitad de centeno.

Triturado el grano en el molino, quitaban el salvado (piel o cáscara del grano del cereal) con una criba de tela metálica fina llamada cedazo, la operación se denominaba cerner. El beneficiario consumidor de los salvados, sería el cerdo, al cual criaban y engordaban para la matanza... A continuación, amasaban el harina en la artesa, una especie de cuezo de madera, añadiendo los ingredientes de agua tibia, sal y levadura. Seguidamente, abrigaban la masa con una manta para que fermentase.

En espera, pues la masa debía alcanzar su punto, o fermentación, ya podían ir atizando el horno con leña y paja de cereal... El horno era de adobe, y tenía dos cavidades: la de abajo con boca para atizarlo, donde quedaba la ceniza, se comunicaba con la otra por la bravera, un agujero redondo en el centro. La cámara de arriba, de techo abovedado, tenía boca para introducir el pan y salida a la chimenea por donde escapaba el humo después de pasar desde la de abajo por la bravera.... Antes de introducir el pan en la cámara de arriba, debían lavarla con trapas mojadas en agua, para eliminar las pavesas y restos que dejaba el humo en su paso hacia la chimenea.

Para dar más consistencia al pan y que sus "ojos" quedasen más pequeños, bregaban la masa. La brega, era una máquina de manivela, tolva y rodillos... Después de cortar las hogazas, las introducían a cocer en el horno con una pala plana de mango largo.

Máquina para bregar la masa panificable - Horno y pala ... Fotografías de Miguel-A Cibrián

Este horno de la fotografía anterior lo construyó Fernando Barriuso, hacia 1990, en una dependencia de su corral... como réplica exacta de otros hornos que existieron en Villanueva de Odra... para que su madre, Ángeles (ya fallecida), se entretuviera haciendo reposterías.

Pasado un tiempo, sacaban la torta que metían en todas las hornadas, luego una hogaza, y mediante unos golpecitos con los dedos, sabían si el tiempo de cocción, era o no, suficiente.

*****

Elaboración artesanal del queso (queso puro, al cien por ciento):

La leche era la única materia prima en la elaboración de este queso artesanal... hoy en fábrica se usan otros aditamentos, haciendo que este producto resulte menos natural.

La primera labor después del ordeño, era colarla por un lienzo fino para desprenderla de toda suciedad... Para cuajarla utilizaban cuajo natural, majando en el mortero o almirez, queso ya curado con una porción de cuajar seco de corderos lechales sacrificados.

Para trasformar la leche en cuajadas después de añadir el preparado cuajar, bastaba arrimar ligeramente la olla que la contenía al fogón de la cocina para que adquiriera el temple necesario para la coagulación.

Para hacer el queso a partir de las cuajadas utilizaban una mesita especial terminada en punta, por donde caía el suero a un recipiente... La pieza de metal, un cilindro hueco sin bases y con agujeros para dar salida al suero, utilizada para dar forma al queso, se denominaba encella. En el molde, para que el futuro queso no tocara en su fondo la mesita, colocaban un lienzo fino que dejara filtrar el suero... El resto del trabajo consistía en estrujar las cuajadas, prensándolas para exprimirlas todo lo posible... "El pan con ojos, el queso sin ojos, y el vino que salte a los ojos", afirmaba un dicho... Para finalizar, tapaban las cuajadas del molde con los bordes del lienzo, encima ponían una tabla redonda a la medida de la encella y colocaban un peso grande sobre la madera. Debían mantenerlas prensadas de este modo hasta el día siguiente.

Pasado este tiempo, para hacer con el mismo molde otra pieza, extraían el queso de la encella tirando del lienzo, retiraban el paño, y con un cuchillo le quitaban los bordes para dejar más bella la presencia de este alimento. A continuación, para su salado el queso tenía que permanecer unos días en un plato con una capa de sal. Y, luego, debía seguir su curación con otros quesos encima de una tabla colgada en las vigas de la cocina.

*****

Ahora pego uno de mis escritos jocoso, relacionado con el tema anterior... por lo menos, con Fernando y su corral:
Tal como éramos:

*****

Con el paso del tiempo, a los varones se nos cae el pelo: Poco a poco, nos va creciendo la superficie pealada, incrementándose una reluciente calva, tan limpia de pelo como el culo de un bebé :-) ¡Y mis años ya son 59!.

Hace unos días estaba desayunando en la cocina, cuando mi padre, observándome desde la altura que le concede poder estar de pie, mientras yo estoy sentado en mi silla de ruedas, vio algo raro en mi cabeza. Y, llamando a mi madre, le comento:

- Mira, éste no sé qué tiene aquí.
- ¡Bah, eso no es nada! –contestó mi madre después de mirar-. Es la cicatriz de una pedrada que, jugando, le dio Fernando.
Y dirigiéndose a mí, preguntó:
- ¿Te acuerdas?.

¡Claro que me acuerdo! Fui yo quien se lo relaté a mi madre.

*****

Tenía unos 10 años... quizás 9 solamente. No recuerdo cuántos, pero hay poco margen de error, puesto que Fernando es mayor que yo... y marchó con unos frailes salesianos un año antes. Yo fui con otros, benedictinos, al año siguiente... con 12 años cumplidos el mismo mes de mi partida.

Sucedió en el enorme corral de Fernando. Se supone que había más chavales, al menos otros dos... pero sólo le recuerdo a él... Y jugábamos a eso... ¡a la guerra! ... ¡a pedrada limpia!...

Habíamos volcado dos conejeras de madera, que probablemente estaban vacías por una mortandad de conejos a causa de la mixhematosis. Esta plaga contagiosa, como la gripe, llegaba cada año, causando mortandades entre estos animales. Hoy hay vacunas bastante eficaces para prevenir este "mal de los ojos" (vulgarmente así era conocida la plaga)... y es que el síntoma más evidente era la hinchazón de los ojos de los conejos. La mayoría de ellos moría... muy pocos lo superaban. Pero el superar el mal, los hacía inmunes de por vida.... Lo más probable es que hubieran sacado las jaulas al aire libre para desinfectarlas. Pero, a nosotros, una vez volcadas y situadas a unos 10 metros de distancia una de otra, nos servirían de perfectas “trincheras” para nuestro bélico juego, a pedradas, por parte de dos equipos...

Durante un tiempo hicimos acopio de (munición): cuanto material pétreo, susceptible ser lanzado, hallamos por el corral. Y, luego empezó la batalla...

Los “proyectiles” lanzados impactaban, con gran estruendo, contra la madera de las conejeras que hacían de trincheras, o ”silbaban”, por hablar en tono bélico, sobre nuestras cabezas... que solamente asomábamos para lanzar. Se ve que yo asomé la mía más de la cuenta... y un “obús”, de considerable tamaño, lanzado por Fernando, me pegó en la cogotera. El resultado inmediato fue un tremendo alarido, que paralizó el “combate”.

Era inverosímil trasladarme a un centro médico... aquí no lo había... por no haber, tampoco había ni coches para llevarme... ni teléfonos para avisar a un médico. Avisada, madre de Fernando me cortó un trozo de cabello, me limpió la sangre, y me puso un algodón, sujeto con esparadrapos, sobre la herida. Y, luego, me llevaron a mi casa (puesto que yo estaba medio mareado) a dormir el terrible dolor de cabeza que me había dejado la pedrada

¡Y no pasó nada! El dolor desapareció... la herida cicatrizó... y el pelo creció cubriendo la cicatriz. Y ahora todos somos hombres de bien. La nueva ola de psicólogos, por este hecho, hubiera retirado la patria potestad a nuestros padres, y nos hubiese metido en un reformatorio. ¿Qué seríamos entonces? ¡Gilipollas... seguro!
.

*****

Para volver al índice de artículos del serial historiador sobre Villanueva de Odra, pinchar en: http://ataxia-y-ataxicos.blogspot.com.es/2017/12/indice-del-serial-historiador-sobre.html

********************

jueves, 7 de diciembre de 2017

Boletín número 162 de la Federación Española de Ataxia, FEDAES

Blog "Ataxia y atáxicos".

La Federación Española de Ataxia, FEDAES ha editado su boletín número 162: Podrá hallarse haciendo click sobre el enlace más abajo indicado.

Logotipo de la Federación de Ataxias de España, FEDAES

Antes de pegar dicho enlace, para evitar malos entendidos, advierto que la "Federación Española de Ataxia, (FEDAES)", y "Ataxia y atáxicos" son entidades totalmente independientes entre sí. El trabajo de realización de este, hoy anunciado, boletín, es totalmente ajeno a mi persona. Desde hace 8 años no formo parte de la Junta Directiva de FEDAES, ni tampoco del conjunto de redactores de su boletín.

Por supuesto, mi advertencia solamente significa que no quiero aprovecharme de un trabajo que no me pertenece. En este asunto, la misión de este blog es, como siempre, noticiar todo cuanto surja en relación con la ataxia y los afectados por esta enfermedad.

El citado enlace al boletín número 162 de la Federación Española de Ataxia, FEDAES, se puede hallar pinchando en: http://fedaes.mailrelay-iv.es/campaign/19908/31.html?t=57504948510807595e405254070f053259500107545853550c5903015551555105474f0b010e000742

********************

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Un programa de rehabilitación de 6 semanas mejora la salud general de los pacientes con Ataxia de Friedreich, según un pequeño ensayo

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Patricia Inacio ... para "friedreichsataxianews.com" ... (para ver el original, en inglés, pinchar en el enlace "fuente" ... al final del artículo).
(Traducción al español de Miguel-A. Cibrián).

30 de noviembre de 2017.


Investigadores australianos afirman que un programa de rehabilitación, a corto plazo, ha mejorado la salud y bienestar de un pequeño grupo de pacientes con Ataxia de Friedreich... El estudio titulado: "Can rehabilitation improve the health and well-being in Friedreich’s ataxia: a randomized controlled trial?" (¿Puede la rehabilitación mejorar la salud y bienestar en la ataxia de Friedreich: un ensayo controlado aleatorio?), ha sido publicado en la revista 'Clinical Rehabilitation'.

Los investigadores evaluaron los efectos de un programa de rehabilitación de seis semanas centrado en siete dominios: fortalecimiento, control postural, coordinación y control, movilidad funcional, entrenamiento de equilibrio, estiramiento y movilización, y estado cardiovascular.

Los resultados de los pacientes en el programa fueron comparados con los de un grupo control, que siguió la misma rutina de ejercicios, pero con un retraso de seis semanas...

Una vez que ambos grupos terminaron, fueron reclutados, inmediatamente, para realizar un régimen de ejercicios individualizados, que incluía ejercicios acuáticos, en el hogar o en gimnasio, de acuerdo con las preferencias individuales.

Del grupo inicial de 159 pacientes con Ataxia de Friedreich, fueron excluidos 140, porque no cumplían con los criterios de elegibilidad marcados en el protocolo del estudio... dejando a los 19 no descartados que se unieron al estudio... 9 fueron asignados aleatoriamente al grupo de control, y 10 al grupo de intervención

. El estudio buscó evaluar las mejoras en la capacidad de los participantes para realizar actividades de la vida diaria, medidas de acuerdo con la escala de medidas sobre independencia funcional... Los resultados adicionales evaluaron la salud y el bienestar de los pacientes y su percepción sobre la rehabilitación, utilizando la escala de impacto e impresión global de cambios en el paciente de Ataxia de Friedreich.

El análisis mostró que "no hubo una diferencia significativa en la Medida de Independencia Funcional, entre los grupos desde la visita inicial hasta la visita de seis semanas", escribieron los autores... Pero los pacientes en el grupo de intervención sí vieron una mejora significativa en la salud y el bienestar en comparación con los controles, logrando ocho de 30 objetivos, en la siguiente visita de seis semanas, en comparación con los dos objetivos del grupo de control.

Sin embargo, los ejercicios hogareños realizados después, no respaldaron las mejoras adquiridas durante el programa de rehabilitación de seis semanas, particularmente en el dominio motor de la Medida de Independencia Funcional y la Escala de Impacto en Ataxia de Friedreich. No obstante, el 61 por ciento de los pacientes informó que con los ejercicios en el hogar, había podido mantener al menos algunos de los cambios clínicos positivos adquiridos durante el programa de rehabilitación.

En general, estos hallazgos sugieren "que la rehabilitación puede mejorar la salud y bienestar de los pacientes con Ataxia de Friedreich", escribieron los autores, agregando que "se requiere un estudio mayor para tener suficiente poder para detectar un cambio significativo en medidas más sensibles sobre independencia funcional".

*****

Aclaración: 'Friedreich's Ataxia News' es estrictamente un sitio web de noticias informativas sobre la enfermedad. No proporciona consejo médico, diagnóstico, ni tratamiento. Su contenido no pretende ser sustituto de la opinión médica... Siempre, busque el asesoramiento de su Dr. ante cualquier cuestión respecto a la salud... Nunca ignore los consejos médicos, o demore en buscarlos debido a algo que haya leído en este sitio web.

Fuente, en inglés: https://friedreichsataxianews.com/2017/11/30/friedreich-ataxia-study-shows-6-week-rehab-program-improves-overall-patient-health/

********************

martes, 5 de diciembre de 2017

Los bajos niveles de proteína Nrf2 desempeñan un papel en el deterioro cardiaco por Ataxia de Friedreich, halla un estudio

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Iqra Mumal ... para "friedreichsataxianews.com" ... (para ver el original, en inglés, pinchar en el enlace "fuente" ... al final del artículo).
(Traducción al español de Miguel-A. Cibrián).

28 de noviembre de 2017.


Los bajos niveles de proteína Nrf2 desempeñan un papel en el daño cardiaco por Ataxia de Friedreich, halla un estudio... Según el estudio, la insuficiencia de proteína frataxina en los músculos cardiacos de ratones trasgénicos modelo de la enfermedad, conduce a niveles bajos de otra proteína protectora contra el daño cardíaco.

La proteína protectora del corazón, Nrf2, regula el estrés oxidativo, un desequilibrio entre la producción del cuerpo de radicales libres potencialmente dañinos y la capacidad del sistema antioxidante para contrarrestarlos... Cuando están presentes en niveles altos, los radicales libres pueden causar un daño significativo a las estructuras celulares... Los bajos niveles de Nrf2 evitan que el sistema antioxidante funcione correctamente.

Los investigadores publicaron su estudio en 'American Journal of Pathology'. Se titula: "Molecular Alterations in a Mouse Cardiac Model of Friedreich Ataxia: An Impaired Nrf2 Response Mediated via Upregulation of Keap1 and Activation of the Gsk3β Axis". (Alteraciones moleculares en un modelo cardíaco de ratón de la ataxia de Friedreich: una respuesta deteriorada de Nrf2 mediada por la regulación previa de Keap1 y la activación del eje Gsk3ß".

La Ataxia de Friedreich causa daño al corazón y al sistema nervioso. La insuficiencia de frataxina provoca en el corazón una dolencia conocida como cardiomiopatía... Desafortunadamente, los científicos saben muy poco sobre la disfunción molecular en esta enfermedad, especialmente en el corazón. Saben que Nrf2 controla la respuesta antioxidante del cuerpo y que hay niveles bajos de esta proteína en los modelos animales... Pero lo que no sabían es qué mecanismos conducen a la reducción de los niveles de Nrf2... Esto llevó a los investigadores a tratar de identificar el papel de Nrf2 en el estrés oxidativo que conduce a la cardiomiopatía de los pacientes con este tipo de ataxia.

El equipo descubrió un nivel significativamente más alto de radicales libres en los corazones de ratones trasgénicos modelo de Ataxia de Friedreich que en ratones normales... Otro hallazgo también fue que los niveles de Nrf2 fueron mucho más bajos en ratones modelo de la enfermedad, que en ratones sanos.

Los científicos saben que dos vías de señalización de proteínas pueden reducir la actividad de Nrf2: Una es una proteína llamada Keap1... y la otra, una proteína llamada Gsk3b... El equipo de investigación descubrió una mayor señalización de Keap1 y de Gsk3b en ratones trasgénicos modelo de Ataxia de Friedreich. Esto explica la reducción en los niveles de Nrf2 de dichos animales. Y también explicó una disminución en la actividad de los genes antioxidantes que controla Nrf2.

Curiosamente, aunque los niveles de microARN codificante de proteínas eran más bajos en los genes, los niveles de las proteínas que generan los genes no lo eran. Puesto que el microARN codifica la proteína, este hallazgo sugiere que otras vías podrían compensar los niveles más bajos de Nrf2 implicados en la producción de proteína de los genes.

A pesar de la evidencia de vías compensatorias, los investigadores encontraron daño oxidativo en los corazones de ratones modelo de Ataxia de Friedreich. Esto indica que la terapia antioxidante podría ayudar a tratar la condición cardíaca de los pacientes.

"El principal mecanismo antioxidante mediado por Nrf2 es disfuncional, y esto podría desempeñar un papel en la patología cardíaca observada en la Ataxia de Friedreich", concluyeron los autores.

*****

Aclaración: 'Friedreich's Ataxia News' es estrictamente un sitio web de noticias informativas sobre la enfermedad. No proporciona consejo médico, diagnóstico, ni tratamiento. Su contenido no pretende ser sustituto de la opinión médica... Siempre, busque el asesoramiento de su Dr. ante cualquier cuestión respecto a la salud... Nunca ignore los consejos médicos, o demore en buscarlos debido a algo que haya leído en este sitio web.

Fuente, en inglés: https://friedreichsataxianews.com/2017/11/28/study-links-heart-damage-in-friedreichs-ataxia-to-low-levels-of-nfr2-protein/

********************

lunes, 4 de diciembre de 2017

24- Villanueva de Odra (Ovejas, pastores, y lana)

Blog "Ataxia y atáxicos".
Por Miguel-A. Cibrián), paciente de Ataxia de Friedreich.

Para acceder al índice de artículos del serial historiador sobre Villanueva de Odra, pinchar en: http://ataxia-y-ataxicos.blogspot.com.es/2017/12/indice-del-serial-historiador-sobre.html

*****

Nota previa: "Villanueva de Odra es la población rural donde nací, en el año 1954... y, salvo los cursos que estuve en internados durante mi época de estudiante, he vivido hasta mis 61 años. Actualmente, resido en la ciudad de Burgos".

*****

Ovejas churras en la vecina población de Sandoval de la Reina... Foto de Rafael Alonso Motta

En el catastro del Marqués de la Ensenada (año 1750), a la pregunta: Esquilmos: los representantes del concejo de Villanueva de Odra, además de otras contestaciones, responden que hay 1200 cabezas de ganado lanar... Pero lo curioso del caso, es que cuando les preguntan sobre ganadería, responden, sin más, que "ese expreso no comprende en este pueblo"... -?????-. Da la impresión de que los vecinos del concejo no entienden las preguntas, y los funcionarios que trascriben las respuestas, tampoco... o, quizás, les da exactamente igual lo que les contesten: Puesto que lo lógico hubiera sido incluir en este apartado sobre ganadería las 1200 cabezas de ganado lanar.

Bueno... si en otras ocasiones he opinado que en esta clase de catastros los vecinos suelen declarar a la baja, puesto que son usados para fijar impuestos. Pero, por el contrario, esta vez, en cuanto al ganado lanar, a primera vista, pudiera parece una cifra un poco inflada... Aunque, sin embargo, resulta totalmente imposible enjuiciarla por comparación con los tiempos en los que he vivido: Eran otras maneras de entender la explotación del ganado ovino, y otras formas de ejercer la actividad agraria, dando lugar a una mayor amplitud de terrenos pastables, aparte del habitual aprovechamiento de las rastrojeras (terrenos cultivables después de la recolección de los cereales).

La industria láctea, por aquel entonces, no existía... se ordeñaba únicamente a las ovejas durante un periodo muy corto, y solamente para elaborar queso para autoconsumo. De la elaboración de este queso artesanal hablaré en el próximo capítulo... Por otra parte, el sacrificio de corderos lechales es una práctica bastante reciente. La mayoría de la gente en aquellos tiempos, no podía permitirse el lujo de alimentarse de carnes tiernas... Casi hasta la década de 1960, los corderos, ya destetados, eran castrados, y enviados a pastar con el resto del rebaño, antes de ser vendidos para ser sacrificados, ya en estado adulto. Esta práctica, sin duda, incrementaba el número de cabezas llevadas a pastar.

Por otra parte, los abonos químicos no existían en aquella época. Por lo cual, buena parte del terreno de Villanueva no era rentable para ser cultivado, y en lo que sí era, se alternaba el cultivo con el barbecho, cada dos, o más. años. Visto así, había mayor amplitud de pastizales para ovino que con la agricultura intensiva actual... En la actualidad, en Villanueva no hay ovejas, ni vacas, ni cerdos.

*****

Voy a mi época... que es lo que mejor conozco. Nací en 1954:

Rebaño, o hatajo, es el conjunto de ganado ovino que llevaba al campo de sol a sol un mismo pastor, contratado por uno o varios propietarios. Prácticamente, todos los labradores tenían algunas ovejas. Algunos más pudientes, o con grado económico más alto, tenían todo un rebaño ellos solos, pero la mayoría tenía tan pocas ovejas, que habían de juntarse 4 o 5 propietarios para contratar los servicios de un pastor...

Ovejas churras en la vecina población de Sandoval de la Reina... Foto de Rafael Alonso Motta

El pastor llevaba las ovejas a pastar de sol a sol, salvo los días de lluvia, o nieve... no tenía ni  festivos ni vacaciones...  Las esquilas que llevaban algunas ovejas pertenecían al pastor, éste, en tiempo de paridera traía los corderos recién nacidos del campo... Los pastores "hacían suertes" de los pastos, de forma que a cada rebaño le tocara su propio territorio... A su regreso, al anochecer, había que detener las ovejas a la puerta, y cuidar que cada una entrara en su casa.. El pastor conocía a todas las ovejas... y, si alguna intentaba entrar en un sitio que no era el suyo, la enganchaba del cuello con la cayada, y la hacía retroceder.

Luego en el corral todo era un balido cuando había crías esperando a la madre, o en tiempo de destete, cuando reclamaban a sus hijos, y éstos estaban cerrados para que abandonarán la costumbre de mamar... En algunas épocas del año era preciso ayudar en la alimentación a las ovejas con uno o varios piensos... El mejor tiempo para este ganado era la otoñada, cuando había rastrojeras.

Después del esquilar, se hacían varias marcas a los animales ovinos, la primera era melar, se hacía con pez. La mela era una letra con mango, coincidente con la primera del nombre o apellido del dueño, que mojada en una cazuela de pez muy caliente la estampaban en un costado de la res dejando la huella. Supongo que aquello fuera muy doloroso para los animales... Cuando la anterior marca ya era poco visible por el crecimiento de la lana, se podía hacer otra con anilina de colores, desapareciendo también ésta antes del esquileo del año siguiente... Estas marcas eran más cuestiones de costumbres, que de necesidad: Nunca hubo una discusión entre vecinos por la propiedad del ganado.

Ovejas, en Villanueva, propiedad de los hermanos Artemio y Antonio, Rodrigo, marcadas con anilina roja - Utensilios de melar (la "C" era la letra de mi padre) - Tijeras de esquilar... Fotografías de Miguel-A. Cibrián

La raza de ganado lanar que pastaba en estos campos de la provincia de Burgos en el tiempo que describimos, era la churra: de lana larga y basta, de gran adaptación al clima mesetario, y buenas aptitudes lácteas.

Los pastores eran asalariados, aunque a veces se les permitía tener en propiedad una pequeño grupo de ovejas. Los contratos de trabajo eran anuales, y solían incluir vivienda. Esto hacía que, por diversas razones que desconozco, quizás la búsqueda de mejor salario, algunos pastores estuvieran un solo año, o dos, en Villanueva. En cambio, otros permanecieron asentados en el pueblo durante muchos años... El salario de los pastores se ajustaba anualmente entre ambas partes: pastor y propietario/s de las ovejas, en fanegas de trigo. Lo cual, absolutamente para nada significaba que se les pagara en especias, sino que la fanega de trigo era el referente para traducir el salario a dinero. Lo cual era algo exacto, sin vaivenes en el sube y baja del costo de la vida, ya que el Gobierno, contra estraperlos, tenía el monopolio del trigo, y fijaba anualmente su valor monetario.

De la mayoría de los pastores se dice que eran analfabetos. Sí, no sabían leer, pero no tiene connotaciones negativas, ni significa que fueran tontos: Simplemente no pudieron ir a la escuela por tener que trabajar desde niños... La industrialización y demanda de mano de obra de las ciudades, en la década de 1960, les abrió nuevos y mejores horizontes.

*****

Lana es el pelo del ovino y también el producto transformado. En siglos pasados, la lana tuvo una relevancia muy importante... importantísima. Con la aparición de los tejidos sintéticos, ha caído casi en el olvido... La elaboración artesanal comenzaba en el esquileo o rapado del ganado lanar al llegar los calores de la primavera, para aliviar a las ovejas del enorme pelamento que las había protegido de los fríos invernales... Antes, para esta operación, utilizaban unas tijeras especiales apropiadas para ello (como las de la foto anterior), hoy emplean máquinas eléctricas... La lana de los corderos llevaba el nombre de añinos... la de la oveja sale en una sola pieza, llamada vellón, y las pequeñas porciones, vedijas.

El uso más fácil para la lana, después de lavada en vellones, era "varearla" (apalearla para ahuecarla) y meterla en una funda para formar el "colchón de lana", mucho más cómodo y cálido que el antiguo jergón de pajas... Las vedijas servían para la almohada.

Elaborar el hilo de este producto, era más complejo: Tras esquilar, lavaban la lana. Después, escarmenaban a mano, quitando cualquier impureza. A continuación, cardaban la con dos cardas, herramientas con mango y púas (es decir, desmenuzaban la lana totalmente). Luego, hacían, a mano, hilas, o tiras de la lana cardada. El siguiente paso, era hilar, o reducir las hilas a hilo (esto se hacían con el "carrete de hilar", en substitución del antiguo huso). Y finalmente, venía "torcer" o unir los hilos (para ello, volvían a utilizar el carrete de pedal, en vez del torcedor que empleaban antaño). Para acabar, teñían la lana con tintes comprados, disueltos en agua hirviendo. A veces, hacían el tinte con la prenda ya tejida, pero quedaba mejor haciéndolo antes de tejer.

Posiblemente este trabajo de elaborar el hilo en casa, se estaba abandonando antes de la fecha fijada al comienzo en 1960, debido a que la lana de la oveja churra es basta y los teñidos no quedaban perfectos. Por ello, las prendas tejidas con el hilo casero, resultaban muy inferiores en calidad a las confeccionadas con lana de fábrica, siguiendo el mismo procedimiento de tejer en casa y punto a punto con dos varillas... Esta habilidosa costumbre de tejer a mano con lana de fábrica -incluso se vendía revistas detallando diversos puntos y patones-, por pura distracción, durante un tiempo, con gran habilidad, siguió siendo realizada por parte de aquellas personas que en su juventud practicaron esa labor de tejer: Ya ha desaparecido la costumbre junto a su generación.


En esta foto escolar, con mi hermana, Piedad, visto una chaqueta con cremallera delantera, tejida por mi madre con lana elaborada, de la forma antes descrita, a partir de nuestras propias ovejas, y teñida con anilina de color verde.

*****

Ahora pego uno de mis escritos acorde con el tema anterior:
"La cacha":

Este relato, que no simplemente cuento, ocurrió hace algunos años. Historias como ésta sucedían a montones hace bien poco: cuando los hombres aún no teníamos la manía de dividir todas las actividades en rentables y no rentables. En casa de mi padre teníamos una treintena de ovejas. Aunque en nuestra granja había animales domésticos de todas las especies, después del perro, las ovejas y sus crías gozaban de mi preferencia.

En los días de invierno, cuando por la lluvia o por la nieve las ovejas no podían salir a pastar, les echábamos de comer dos veces diarias. Desde muy niño, yo gustaba de ir con mi padre para efectuar esta labor para mí tan agradable. Abríamos la puerta de la tenada, y todas las ovejas salían lentamente, como desganadas, al corral. A continuación, limpiaba con mi mano las canales (comederos), que estaban situadas contra las paredes del establo. De ellas, retiraba los restos de anteriores piensos y las suciedades fecales de alguna oveja que, emulando a las cabras, gustaba de rumiar en pinganitos. Mi padre, para este trabajo, tenía colgada en una viga, lejos de mi alcance por mi corta estatura, una escobilla hecha de brezos. Por ello, al verme utilizar la mano, siempre me hacía la misma advertencia:
- Coge la escoba, ¿no ves que te vas a clavar alguna llasca de la madera de las tablas de las canales?.

Pero, casi antes de que él descolgase su escobilla de brezos, yo ya había finalizado la limpieza.

Seguidamente, mi padre vaciaba en las canales un saco de paja negra, de leguminosas. Mientras, detrás, yo iba extendiendo la paja desmenuzada en verano por el trillo. "¡Caray!", pensaba cuando se clavaba en mi mano la espina de algún cardo. "Ahora, no vale la escobilla".

Luego, puño a puño, mi padre vaciaba sobre la paja un caldero de comuña. Apenas tres minutos escasos nos llevaba la operación. Tiempo que, a veces, las ovejas habían de permanecer en el corral bajo la lluvia.

Finalmente mi padre abría la puerta no sin antes advertirme lo mismo todos los días:
- ¡Apártate!, que te atropellan.

Las ovejas querían entrar todas a la vez. Después, en las canales, bien aplicadas en su pienso, se apretaban unas contra otras, hasta hacer salir a las más débiles. Pero, inmediatamente las expulsadas encontraban otro sitio libre para comer. Aunque no solían balar, se hacía honor al refrán: "Oveja que bala, bocado que pierde". Y digo "no solían", porque las pocas veces que lo hacían, con la boca llena, parecía un berrido, en vez de un balido.

En tiempos de paridera, todos los anocheceres, el pastor traía corderitos del campo. La madre venía al lado lamiendo a los recién nacidos y amenazando continuamente a los perros con darles un topetazo de cabeza. A mí me encantaba cada mañana, temprano antes de que las ovejas salieran al campo, acudir a la tenada para comprobar cuántos corderitos habían nacido durante la noche. ¡Es tan tierno contemplarlos tan blanquitos moviendo el rabo para mamar! "¡Como si para mamar fuera preciso mover el rabo!", pensaba.

Las ovejas en un alto tanto por ciento tienen mellizos. Mi padre decía:
- Es mejor uno bueno que dos malos.

Él quería decir que los mellizos eran menores de tamaño que la cría única, y su desarrollo también menor al tener que compartir la leche de la madre con su hermano. Yo no entendía nada de negocios. "¡Cómo pueden ser los corderos malos!", pensaba. ¡Les quería tanto! Cuando llegaba el cortador (carnicero) a buscar corderos lechales les ataba tres patas, dos traseras y una delantera. Seguidamente, los pesaban con aquella romana de pilón en un colgadero del portal. Una vez, en un descuido suyo, después de pesados, se los escondí. Pero los corderitos, pobres inocentes, balaron y se delataron. Me llené de miedo por la acción, pero el cortador me enmarañó el cabello, y lanzó una sonora carcajada. Entonces, no lo comprendí. Hoy estimo que su risa fue de comprensión hacia mi inocencia. Sí, le insulté al tiempo que gritaba y lloraba:
- ¡Patorra, más que Patorra!.

Aclaro que aquel buen señor usaba un zapato ortopédico con una suela de casi diez centímetros para suplir un acortamiento de su pierna. Le apodaban "El Pata", pero su nombre de pila era Benigno.

Aunque muy pocas, algunas de las ovejas churras tienen cuernos. En nuestra casa había una con ellos. Mi padre le llamaba "la cacha". También había una oveja de color negro. El dicho "oveja negra", es sólo una forma de expresar una idea que nada tiene que ver con estos simpáticos animales. Parece ser una alusión al escaso valor de su lana, por el color, en los tiempos en que la producción de esta materia prima tuvo una importancia relevante.

"La cacha" parió, como todas las ovejas. Tenía un corderito blanco, con pintas negras en las patas y en la cara, como casi todos. Todos parecía iguales, menos la cría de la oveja negra que siempre era de ese color, pero no: Cada uno tiene unas características diferentes en forma de lunares en la cara y en las patas... Al recién nacido le palpé la cabeza, y me pareció que apuntaban dos cuernos como los de su madre. Por ello, le llamé "cachito".

"Cachito" murió a los dos días de haber nacido. ¿Por qué? Los científicos podrán dar a la muerte una respuesta más o menos convincente. Nosotros, los creyentes, podemos invertir la pregunta para buscar una respuesta a nuestra medida: ¿Por qué se vive?.

Mi padre enseguida optó por una operación laboriosa que todos los años se realizaba alguna vez, "arrimar" un mellizo de otra madre a la oveja cuya cría acababa de fallecer. Consistía en meter a ambos en un apartado sumamente estrecho, situado en el establo de las vacas. Esta misma actuación también se llevaba a cabo, cuando muy raramente, por alguna razón totalmente desconocida, una oveja no quería a su propio hijo.

Los primeros días "la cacha" habría matado de un cabezazo al nuevo corderito si la escasa anchura del apartado le hubiera permitido revolverse. Y pataleaba furiosa cuando el pequeñín, hambriento, buscaba la teta. Por ello, era preciso que mi padre la sujetara para que el corderito pudiera mamar durante los primeros días. A la operación le llamaban atetar. Al principio, yo, buen observador, meneaba la cabeza como diciendo: "¡Esto no marcha!". Y, aunque no hubiera pregunta directa, mi padre, con más paciencia y, sobre todo, con más experiencia, contestaba:
- Déjala. Ya se dará.

Y se daba. A la semana ya dejaban a "la cacha" salir a pastar al campo con las demás ovejas del rebaño con la completa seguridad de que a la vuelta iba a buscar a su cría. Al anochecer, cuando volvían las ovejas del campo, todo era un balido ensordecedor en el corral. Las ovejas balaban, y los corderitos, con voz más fina también. Por fin, abríamos la puerta de la tenada, y los corderos salían en tropel. Cada uno buscaba a su madre. El encuentro era muy rápido, porque ellas buscaban igualmente a su, o a sus crías. "La cacha" también lo hacía. Y su cordero, ya crecido, que no cabía debajo para mamar, doblaba ambas patas delanteras e hincaba sus rodillas en el suelo para chupar de las tetas de la madre con más comodidad.

Hay quien dice que los animales no pueden amar, porque carecen de voluntad para hacer, o no hacer, y determinan sus actos por el instinto. Aunque pudiera ser totalmente cierta la afirmación, no es tan conocido que el instinto pueda cambiarse. Pero el amor, todos lo sabemos, es un sentimiento noble que se siente, no "se hace", como pretenden hacernos creer algunos necios. Nuestros antepasados, no sabrían leer, pero en amar les daban cien vueltas. "La cacha" a su lado, probablemente fuera "una auténtica señora".

*****

Para acceder al índice de artículos del serial historiador sobre Villanueva de Odra, pinchar en: http://ataxia-y-ataxicos.blogspot.com.es/2017/12/indice-del-serial-historiador-sobre.html

*****

********************